Me gusta saber cómo funcionan las cosas

Busca hacer lo que amas

Busca hacer lo que amas

Si acabas de salir de la escuela, seguramente estás tan confundido como la mayoría. Te preguntarás ¿Cómo encuentro trabajo?, ¿Realmente estudié lo que quería? o simplemente no te pagan lo que esperabas.

Tal vez pienses que ya es demasiado tarde para estudiar otra cosa, o que nunca encontrarás un trabajo que te guste. Pero no temas, que todas esas "reglas del juego" pueden ser rotas o modificadas.

La tecnología está cambiando la forma en que vivimos, y por consecuencia las reglas del juego también. Aunque muchos siguen jugando con las mismas reglas.

Piezas de un juego de mesa sobre el tablero

Pero para poder crear tus propias reglas, es necesario saber el objetivo o la meta. Y muchas veces, esa meta ni siquiera es clara.

¿Qué es lo que te daría satisfacción? Un carro del año, una casa lujosa, salud, viajar por el mundo, tener una familia... [inserta tu satisfacción aquí].

Muchas de nuestras metas son ideas implantadas por alguien más (al puro estilo de Inception), o por partes de nosotros mismos de las que no somos conscientes.

Sin embargo, tu carrera no es una decisión que deba tomarse a ciegas. Al fin y al cabo tiene un gran impacto en tu vida, no sólo en el tiempo que le dedicas sino en cosas como tu calidad de vida o incluso tu identidad.

Lo primero es indagar en las habitaciones más oscuras de tu mente. Pero cuidado, porque no es tarea fácil. Puede que encuentres cosas tenebrosas que tendrás que enfrentar.

A lo mejor tu decisión de querer ser abogado es porque a tus papás los haría muy felices. O tal vez decidiste ser maestro porque toda tu familia lo es.

Una vez que te preguntes cosas como:

  • ¿Qué carreras me gustan?
  • ¿Qué carreras son realmente posibles para mí?
  • ¿Esta carrera está moralmente alineada a mis principios?
  • ¿Mi vida social se verá afectada por mi trabajo?
  • ¿Cuánto puedo llegar a ganar si hago esta carrera?

Árboles en un bosque marcados con un signo de interrogación

Acepta y haz una lista de las cosas que de verdad a ti te gustan. Olvida comentarios y opiniones de otras personas, incluso de tus padres. Platica sólo contigo.

Saldrán a la luz cosas de ti que desconocías. Y sólo tú podrás enfrentar esas dudas y sentimientos, o hacerte de la vista gorda y seguir una vida que no es tuya.

Después de que descubras tus propios gustos y satisfacciones, es hora de ordenarlos.

Escoge una meta, sólo una. La que te haga más feliz sobre todas las cosas. Tener un buen estilo de vida, ayudar a los demás, tener tiempo libre. Sea lo que sea, acéptalo como es y ponlo en primer lugar.

Ignora los prejuicios si es que los hay (como "El dinero no te da felicidad" o "Eso no deja lo suficiente"). Recuerda que es tu vida, y aunque los demás opinen, ellos no la tendrán que vivir.

Pero ten en cuenta que tiene que ser lo suficientemente importante como para postergar tus otras metas. Porque ahora tu principal objetivo será sólo uno, y todo tu esfuerzo deberá concentrarse en ello.

Una vez que estés trabajando en eso, debes ser persistente. Sé consciente que tu objetivo es relativo a tu definición de "éxito".

Si quieres ser el mejor abogado de tu país, puede que te lleve más tiempo que ser el mejor de tu ciudad. No importa cuál escojas mientras sea lo que a ti te llene, sólo sé consciente del tiempo que va a tomar y que mientras llegas ahí lo único que te mantendrá en la carrera será tu persistencia.

Un hombre corriendo con un portafolios en el Aeropuerto Interacional de Shenzen Bao

Puede que durante el trayecto tus prioridades cambien. Es normal que tus pensamientos cambien con los años. No eres la misma persona que eras hace 5 años.

O puede que hayas llegado a tu meta inicial. Haz una pausa y vuelve a ordenar tus satisfacciones y metas. Encuentra el siguiente punto en tu camino y repite el mismo proceso.

No hay razón por la que debas recorrer un camino que ya no te gusta, sólo porque antes sí.

Confía en que tus siguientes decisiones serán correctas. Siempre y cuando las tomes con el corazón.

Recuerda que lo único seguro en la vida es la muerte. No desperdicies el tiempo haciendo algo que no ames.


Aquí te dejo algunos recursos para seguir inspirándote, recuerda que el internet es una herramienta y tú decides cómo usarla.


Ingresa tu correo electrónico para recibir los útlimos artículos